LEGISLACIÓN EN COSMÉTICA NATURAL

El mundo sigue avanzado pero hay cosas que sin saber porqué siempre están rezagadas, obsoletas, faltas de información y ahí siguen sin resolverse.

Este es el caso de la Cosmética Natural y la legislación, una pareja poco avenida que intenta mantenerse aún con sus diferencias irreconciliables.

REGLAMENTO EN COSMETICA NATURAL

Cualquier producto cosmético fabricado dentro de la Unión Europea debe regirse por el Reglamento (CE) nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de noviembre de 2009.

El Reglamento con 71 puntos expone a todos los fabricantes las normas y requisitos que deben cumplir para poder fabricar y comercializar sus productos.

Lo más destacable del Reglamento, es la ausencia de una definición clara de ‘cosmética natural’ y ‘cosmética ecológica’ así como, unas normas específicas.

A priori puede parecer que no es relevante, pero la falta de legislación en materia de Cosmética Ecológica:

Evita la diferenciación de los cosméticos naturales en el mercado

Crea una desinformación sobre las formulaciones saludables

Fomenta la poca ética, un cosmético puede incluir la palabra ‘natural’ en su envase aunque no lo sea.

Entonces, ¿Cómo diferencian los consumidores un cosmético natural de aquel que no lo es?

Tarea difícil, si únicamente nos basamos en el Reglamento.

Aprender a leer e interpretar el INCI (Listado de Ingredientes de un Cosmético) puede ayudar a desestimar ciertas formulaciones tóxicas.

El INCI debe especificarse en la etiqueta del cosmético. Los ingredientes han de ir listados de mayor a menor proporción en el producto.

¿Eliminamos así el 100% de los tóxicos? ¡No! No todos los tóxicos están indicados en el INCI.

Como sucede con el 1,4-Dioxano, contaminante secundario que aparece al realizar el proceso químico de etoxilación. Proceso no permitido en Cosmética Natural Certificada.

Al no ser un ingrediente añadido específicamente en la formulación la ley no obliga a indicarlo en el INCI.

 Ver Cosméticos Sin Tóxicos

CERTIFICACIONES EN COSMÉTICA ECOLÓGICA

Certificados cosmética natural

Ante la falta de legislación los fabricantes y distribuidores de cosmética natural se vieron obligados a crear normas comunes que favorecieran la diferenciación.

Fueron los inicios de los Certificados Cosméticos.

Los Certificados Ecológicos los conceden entidades certificadoras que velan por el cumplimiento estricto de sus normas.

En la actualidad existen diferentes certificados ecológicos, su procedencia y algunas restricciones varían, pero todos ellos tienen en común: 

Contienen una definición común de los términos ‘natural’ y ‘ecológico’.

Se especifican los ingredientes aceptados y los que no.

Quedan prohibidos los ingredientes tóxicos, sintéticos, aceites minerales, sustancias procedentes del petróleo, parafinas y parabenos.

No se aceptan ingredientes modificados genéticamente.

Los procesos productivos deben ser amigables y respetuosos con el medio ambiente.

Queda terminantemente prohibido testar en animales tanto los ingredientes de forma individual como el producto final.

Estos son algunos de los CERTIFICADOS más reconocidos internacionalmente:

De origen francés EcoCert tiene dos tipos de certificaciones:

‘Cosmética Ecológica’ donde como mínimo un 95% de ingredientes debe proceder de agricultura ecológica.

‘Cosmética Natural’ para cosméticos que contengan un mínimo de un 10% de ingredientes procedentes de agricultura ecológica.

BDIH fué la primera etiqueta ecológica para cosmética que apareció en el mercado.

Con solo una categoría, las empresas que optan a esta certificación deben almenos conseguirla para el 60% de toda su gama.

 

Natrue se basa en las recomendaciones del Consejo de Europa. Se otorga a aquellos productos que hayan obtenido una certificación previamente.

Tipos de Certificaciones:

‘Cosméticos Naturales’, con una lista donde se especifican los ingredientes prohibidos y permitidos.

‘Cosméticos Naturales con parte Orgánica’, como mínimo el 70% de ingredientes deben proceder de agricultura ecológica.

‘Cosmética Orgánica’, como mínimo el 95% de ingredientes deben proceder de agricultura ecológica.

Cosmebio es una asociación de fabricantes franceses que funciona con el respaldo de las autoridades francesas y el Sello Ecocert.

Con tres tipos de Certificaciones:

‘BIO’, debe contener entre un 95 y 100% de ingredientes de origen animal, de entre un 95 y 100% del total de los ingredientes orgánicos              deben estar certificados y un mínimo del 10% del total de ingredientes          deben ser orgánicos.

‘NAT – COSMOS NATURAL’, debe contener entre un 95 y 100% de ingredientes de origen natural.

‘BIO – COSMOS ORGANIC’, debe contener del 95 al 100% de ingredientes de origen natural, del 95 al 100% de los ingredientes orgánicos deben            estar certificados y el 20% de los ingredientes totales deben ser                orgánicos.

Ver Cosméticos Certificados

OTRAS NORMAS EN COSMÉTICA NATURAL Y BIO

STANPA

Desde diferentes frentes intentan paliar esta escasez de recursos legales.

STANPA (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética) está desarrollando una norma ISO para que todos aquellos productores de cosmética natural que se topan ante un vacío legal palpable, puedan acogerse a esta norma que da valor y notoriedad a un mercado cada vez más relevante.

Es la norma ISO TC217 Organic and Natural presentada ante la Organización Mundial de Normalizacion (ISO).

Esta norma esta formada por dos partes una de ellas la norma ISO 16.128 ya redactada, que define todos los términos exhaustivamente en cosmética natural y ecológica.

Aunque todavía en fase de desarrollo, en la segunda parte de la norma se especifican los porcentajes y formulaciones del producto final.

DISTINGUIR PRODUCTOS SALUDABLES DEL RESTO

Cosmética BIO saludable

Tanto los certificados que encontramos adheridos a las etiquetas de los productos (BDIH, Natrue, BIO, ECO, EcoControl…), como la norma ISO pretenden distinguir a los productos naturales del mercado de la cosmética en general.

Conseguir que los consumidores puedan reconocer la cosmética natural real y ser capaces de desestimar aquella que tratar de asemejarse a la natural como reclamo, pero que sus formulaciones no pueden compararse con productos biológicos y ecológicos.

Desde todos los organismos tanto los certificadores como STANPA o incluso distribuidores y comercios, todos tenemos un gran papel en la difusión de información fiable sobre los beneficios y bondades de los productos de higiene y Cosmética Natural Certificada.

Productos que no solo buscan belleza sino que se unen a la salud, un aspecto indiscutiblemente vital.

 

Esperamos que te haya resultado útil este post.

Gracias por dedicarnos tu tiempo

 

 

 

 

 

 

 

   

Comentarios(0)

Deja un comentario